Mel Kadel, Drip Drip

4.7.13

libertad

Imagen: J Cruspinera
















Sin saber cómo, nuestra íntima libertad queda aislada, a merced de sí misma, reímos o lloramos –también por nuestra ventura o nuestra desgracia intransferibles, y la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es intentar sacrificar este reducto en aras de una “prosperidad nacional”, porque ¿con qué mano va uno a combatir si no disponemos de ella plenamente?

Blas de Otero, Historias fingidas y verdaderas 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...